La enseñanza de Buda y otros seres iluminados para ayudarnos a eliminar la ira

Existen personas, seres iluminados que a lo largo de su vida, trabajarón mucho el desarrollo espiritual de su ser.

Una vez alcanzado el estado de iluminación, comenzaron a enseñar a los demás seres humanos el camino de la rectitud, viviendo en paz y armonía, transformando nuestras emociones como: la ira, el miedo, para así lograr desarrollar las virtudes, y estas personas fueron seres iluminados que dejaron sus enseñanzas y perduraron hasta el día de hoy.

Y quiénes fueron estas personas?

Pues bien, en la historia hemos aprendido de muchas personas a los que sean llamados Santos o personas de iluminación, grandes filósofos o grandes personas, que se han cultivado en el camino espiritual; como es el caso de Buda, Jesús el Cristo, otros maestros que en diferentes ramas del oriente han logrado el estado de iluminación.

En el caso de Buda, en el momento de iluminarse encontró algo interesante que se llama la rueda del samsara. Y ahí encontró el ciclo repetitivo que se encuentra el ser humano a través de las reencarnaciones.

Buda nos dejó la enseñanza para poder salir de ese ciclo. Se dio cuenta qué esa cadena de reencarnaciiones, se debe a la ley de Causa y efecto o karma, Y es ahí, donde las actitudes del ser humano lo sumergen; cada vez más profundo.

Por eso, a través de sútras, los seres iluminados nos dejan una enseñanza muy clara para corregir nuestro carácter y nuestro temperamento.

Por eso si hablamos de emociones; como la rabia, podemos darnos cuenta que perdemos todo sentido en el momento que nos enfrentamos alguna situación o alguna persona. Entonces, al vernos involucrados en un momento de ira, una vez haya terminado esa tormenta, nos daremos cuenta que solamente hemos dejado miseria y sufrimiento.

Así que la enseñanza tanto de Buda, Jesús, y otros seres de luz, es aprender a trabajar la compasión la misericordia para con los demás seres.

Buda, a través de la meditación, encontró la gran verdad; que solamente existe el vacío, y que todo lo que está, y conocemos en nuestra mente; no es más que una ilusión falsa. Entonces, encontrar el vacío es lo que todo ser humano debe comenzar a realizar.

Si eres el vacío, no te debes identificar con los acontecimientos ni las personas que te rodean, pues ellas en sí no existen. Si tienes alguna situación dónde te pisotean, haz como si fueras el agua, sencillamente te amoldas y dejas que todo esté bien.

Si alguien te ataca, y busca sacarte de tus Casillas, sencillamente comprendiendo que eres vacío, y te remueves de la ecuación. Dejas que la otra persona ataque ese vacío pero el vacío en sí mismo no ataca, si no, acepta.

La enseñanza de Jesús, fue  encontrar el amor, y sobre todo aprender a ver que las demás personas son uno mismo. La mejor forma de contrarrestar la ira, es el amor.

¿Pero que es este amor que nos habla Jesús? bien podemos verlo a través del ejemplo de otras personas iluminadas como el caso de confucio. Quien dío la vida a  entrega total para ayudar a los demás, sin pedir nada a cambio.

Se dedicó a ayudar y a sanar a las personas de una forma desinteresada, más bien explotando las virtudes que dentro de tenía.

Entonces el amor y la compasión, son las semillas para que la paciencia de la humildad florezca, y así poder comprender la gran conciencia de que todos somos uno, y que todos podemos llegar a este estado de iluminación, trabajando las enseñanzas de Buda y los demás seres iluminados.