El trabajo diario como estilo de vida

¿Qué tan adecuado es que el trabajo sea parte de nuestro estilo de vida?

Considerar el trabajo diario como estilo de vida para muchos es fundamental, para otros no tanto, otro grupo pequeño sí que no encaja para nada con lo que buscan en su estilo de vida.

Sin embargo es claro saber ¿qué trabajo es el que se amolda con nuestro estilo de vida? Si bien podemos observar que de alguna manera el trabajo ideal para el ser humano es que sea fuertemente parte de su vida anhelada.

Pasión por el trabajo es la clave!

¿Qué es lo que nos apasiona?

Efectivamente esta es la clave para el trabajo en nuestro estilo de vida. Observemos un músico, su pasión es la creatividad, componer piezas que son inspiradas por su vida diaria, por sus emociones o su relación con la sociedad. La vida ideal es estar trabajando todo el tiempo dedicándose a su instrumento, a sus escritos y sus grabaciones.

Ahora bien si observamos el lado opuesto. ¿Qué podemos decir de un barrendero?

Es lo que desea realizar día a día? O la aseadora quizás este muy apasionada por limpiar todos los días un sanitario y sobretodo realizarlo tiempo completo? no cabe duda que todo está sujeto a la motivación correcta.

Bien la pasión es una clave fundamental para realizar el trabajo diario como estilo de vida y más aún llevarlo a su máxima expresión. Hay muchos que buscan una gran retribución económica por su trabajo diario, hay otros que por su gran pasión por lo que hacen están dispuesto hasta trabajar gratis para realizarse con lo que ofrecen.

Miremos un dibujante cuando comienza a desarrollar su pasión por crear unos grandes bocetos, quiere ofrecerlo o darlo a conocer a cualquier persona o en diferentes medios y cuanto más se vincula con otras herramientas que tienen que ver con su arte, más aún encuentra la manera de mostrar aquello que perfecciona día a día, incluso puede quedarse días enteros realizando su obra maestra.

Miremos un guionista de Waltdisney, su mejor pasión está en una gran balanza con una buena retribución económica y en gran equilibrio; él te dirá que puede trabajar días enteros dedicado a su creatividad, a su expresión de arte y ciertamente su trabajo es 100% su estilo de vida.

¿Por qué para otros el trabajo no lo ven como estilo de vida?

Esa es una gran pregunta pues hay quienes ven la vida como una gran libertad y el trabajo diario como estilo de vida está fuera de lo que ellos pueden llamar como su pasión y convertirse en su prisión.

job

También hay muchas personas que no tienen los talentos para ser tan creativos o tan artistas como otros, entonces limitan el trabajo a recibir órdenes de un jefe y realizar labores de oficina o ser un operario para una fábrica de producción.

A esto si le sumamos el factor retribución económica podemos observar que no está a la par con lo deseado, entonces eso se convierte en un factor de desasosiego y se entra en la frase célebre de cajón… “Que pereza ir a trabajar”.

También otro factor fundamental es el punto de vista de las demás personas como ven ese trabajo que nos influye en nuestra perspectiva sobre el trabajo diario como estilo de vida.

Puedes encontrarte trabajando en una actividad realmente cómoda, placentera y comparado con otros trabajos que son más pesados incluyendo largas jornadas y que no tienen una mejor retribución económica; pero el hecho que exista una persona o dos que digan que mamera este trabajo, genera un ambiente negativo para sus compañeros y luego todos comenzarán a ver el trabajo como lo más aburrido de este mundo.

Trabajos que no piden retribuciones:

Ahora si miramos existe otro tipo de trabajo que tiene que ver con la pasión y  un deseo de sobremanera de realizar su tarea pero que a cambio la persona que lo realiza no busca retribución económica alguna, tampoco fama o prestigio.

Ese tipo de trabajo es el espiritual que han realizado grandes santos, maestros o budas, lo que se podría llamar sacrificio por la humanidad, que bien llamado en la terminología correcta es Sacro-Oficio u oficio sagrado el cual es un trabajo o una labor que se realiza no con su deseo de obtener cosas para sí mismo, lo hace con un anhelo de ayudar a las personas a que alcancen la gran verdad que también se iluminen y logren vivir el verdadero mundo de paz y armonía.

La pasión de ellos se convierte en la pasión suprema de otra consciencia que es la que los guía y su satisfacción es tan enorme que llegan a un estado de felicidad inmutable; porque para ellos lograr dar vida donde hay muerte, lograr plasmar una sonrisa verdadera en un rostro triste acogido por el sufrimiento, es el milagro que llena de regocijo  el trabajo diario como estilo de vida verdadero.